Escrima

Historia

Existen muchos sistemas de escrima, cada uno con una historia diferente, pero la mayoría de los historiadores están de acuerdo en que la escrima deriva de una forma de lucha con palos, proveniente de Indonesia y Malasia.

Antes de la conquista española a las Filipinas durante el Siglo XVI, se enseñaba la escrima como una actividad recreacional junto con la lectura, la escritura, la religión y el sánscrito. Durante el gobierno español, fue amargamente suprimida y llevada bajo tierra, y sólo salía a la superficie en las danzas y las obras representadas irónicamente, con las cuales se entretenía a los españoles. Durante los tres siglos de gobierno español las técnicas de la escrima cambiaron, incorporando sistemas españoles de lucha con espada y daga. El nombre escrima proviene de la palabra española esgrima.

La proscripción de la escrima se levantó en 1898, cuando finalizó el dominio español y los norteamericanos asumieron el mando. Las competencias amistosas de escrima se mantuvieron, pero el arte permaneció todavía en secreto. Recién volvió a emerger durante la Segunda Guerra Mundial en la lucha contra las invasiones japonesas, al ser utilizada por los luchadores que querían la libertad filipina, durante actividades de guerrilla clandestinas.

Cuando la guerra terminó, muchos filipinos emigraron a los Estados Unidos, llevando consigo la escrima. Desde la década de 1970, la escrima creció en popularidad y se extendió a través del mundo occidental, especialmente en Norteamérica.

Volver